El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

La prueba

Por Elenna - 28 de Agosto, 2006, 10:05, Categoría: Cuentos

23 de Junio

El test de embarazo, la parte teórica del carnet de conducir, los inservibles (con perdón) tests psicotécnicos de las entrevistas de trabajo (viva el método Grönholm), los exámenes... vivimos en un mundo absurdo en el cual, cualquier aspecto de nuestra existencia se puede medir, analizar, comprobar, en media hora, haciendo pruebas para que un desconocido nos evalue, nos califique, nos alce hasta los cielos o nos desmorone por los suelos...

¿Cuál será mi resultado? ... y, sobre todas las cosas, ¿Cuál será el de él? Cuando se comenzó a aplicar la prueba, por lo menos en los primeros dos años, fue desastroso, la gente se negaba y terminaba simplemente por renunciar a la posibilidad de casarse, aún con las mejores intenciones de hacerlo. Y las parejas hacían un cínico pacto, aludiendo a que el procedimiento era antinatural, no era lo correcto, etcétera. Pero por dentro, estaban muertos de miedo.

Y yo me reía de ellos, porque a fin de cuentas, antes de que existiera la prueba la mitad de los matrimonios fracasaba antes de los 10 años. Ahora, 25 años después, es más difícil encontrar tu pareja ideal, y hay menos matrimonios, pero apenas hay separaciones y mucho menos divorcios.
Al menos eso dicen las estadísticas oficiales.

Y ahora, esperando en esta habitación de decoración minimalista y aséptica, aguardo con las manos sudorosas los resultados. La enfermera me llama en voz alta y me extiende un sobre sellado, copia idéntica, por lo demás, del sobre que recibirá el juez.

Como habíamos acordado, espero a mi novio fuera del edificio. Él llega con un sobre como el mío.

-Tú primero -me apresuro a decir.

Él no tiene ningún reparo. Lo abre sin dilación ni prisa extremas, incluso, diría yo, con un gesto de abulia. Y lee en voz alta "Señor P. Su estudio de niveles neurológicos asociados al síndrome de Eros, arrojan un resultado de 5.79 en la escala normalizada lineal de 0 a 10. Esto le sitúa dentro del rango legalmente permitido para contraer nupcias, a saber, entre 4.00 y 7.99. La presente certifica que, por lo tanto, usted está legalmente habilitado para el matrimonio."

Para ser habilitado para el matrimonio, debes estar dentro del rango legalmente permitido. Siempre los números 4 y 8 me han parecido antojadizos, aunque hayan sido objetos del más profundo análisis. Y aún cuando acepto plenamente lo del límite mínimo, es decir, la persona DEBE estar al menos ligeramente enamorada para casarse, el límite superior me cuesta más de tragar, aún cuando reside gran parte de la eficacia del método: prevenir arranques de locura (puesto que incluso antes de la prueba ya se aceptaba que el amor era una forma benigna de psicosis temporal) como causantes de matrimonios destinados al fracaso y que las parejas se tomen la decisión con la mente fría.

Abro mi sobre. Lo leo en silencio. Dios mío. No le puedo mirar a los ojos al decirle: "9.14, exceso de sentimiento amoroso. Está usted inhabilitada para el matrimonio los próximos 6 meses. Solicite usted otra prueba transcurrido el tiempo correspondiente".

Él me mira con una sonrisa que pretende ser tierna pero oculta un desprecio sutil. Me abraza y me dice "eso significa que estás un poquita loca ... tal vez deberíamos vernos menos".

Caminando de la mano a su casa, comprendo que esto va directo al abismo...

Permalink :: 23 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)