El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Lluvia

Por Elenna - 28 de Agosto, 2006, 10:12, Categoría: Cuentos

28 de Junio

A veces, agradecemos la lluvia...

Paseamos por la ciudad en silencio. En las calles tan sólo se escucha el crujir de los adoquines recalentados y las hojas caídas. Cuando la gente llegue ya nos habremos ido, recorriendo las callejuelas que no conocemos. Y en aquella esquina vocifera un hombre solo, ofreciendo los boletos para ver la lluvia en esa misma tarde.
-Por 30 céntimos admire la belleza de la lluvia. Sólo 30 céntimos. Tomad vuestro boleto. En 15 minutos comienza el espectáculo.
Y hace tanto que no la sentimos, que no sabemos nada de la lluvia, que hurgamos en los bolsillos en busca de la salvación. La soledad recorre las calles, ningún ser pasea por ellas. El cielo está de un deslucido color gris y las hojas de los árboles cargan con la pesada humedad.
-Deme dos.
Extiendo mi mano y deposito en su boina lo justo.
El hombre nos da los boletos numerados, que coinciden con las únicas dos banquetas plegables que coloca en el medio de la plaza. Los números están impresos borrosamente en los asientos de chapa.
-En menos de 5 minutos-, nos dice.
La falta de ruidos se hace insostenible, deseamos ferozmente el comienzo.
Ya sentados en el medio de la plazuela, te invito a mirar hacia arriba; en el cielo encapotado se distinguen manchas más oscuras. Coges mi mano y sonríes. Acabas de sentir la primera de las gotas.
El calor insoportable se retira vencido por la lluvia presurosa. Aparecen, poco a poco, los sonidos que produce. Puedo identificarlos: cayendo sobre las hojas del eucaliptus; golpeando las hojas secas muertas en el suelo de la calle; tintineando por la tubería de esa casa; llenando el cuenco de tu mano.
Música, dulce música que se complace en respetar nuestro momento. El hombre de los boletos no nos defraudó. Apenas comenzó la función, se retiró dejándonos en paz.

Permalink :: 42 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)