El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Un admirador en el tren y un atracón sin nombre

Por Elena - 29 de Enero, 2007, 20:46, Categoría: Hoy

Este último sábado cogí el tren a eso de las 20:30 para volver a Calella desde Barcelona...

Lo cierto es que estaba muy cansada, hecha un verdadero trapo... llevaba dos días fuera de casa y dos días sin apenas dormir.. agotada física y mentalmente... Y bastante meláncolica, la verdad.. justamente, el día anterior, le había estado comentando a un amigo que para mí, la melancolía era una especie de tristeza hermosa y poética.. pero cuando soy yo misma la que se halla sumida y perdida en la melancolía, no le veo por ningún lado ni lo hermoso ni lo poético del asunto.. Paradojas de como se ve una misma situación dependiendo si estás fuera o dentro de ella...

La cuestión es que, cuando ya llegaba a Calella, me levanto de mi asiento y me dirijo a la puerta, para ya estar allí cuando pare el tren y bajarme enseguida... (demasiadas horas pasadas en el cercanías: le tengo una manía...). Cuando ya para el tren en la estación, y yo estoy pulsando el botón verde para que se abran las puertas, noto que me tocan en el hombro.. Instintamente, me giro, y hay un chico, desconocido, más joven que yo, moreno, la verdad es que nada feo, de unos 22-23 años, que tiene un papelito doblado en la mano. Para tí, me dice. Y se va. Yo alucinada, (pero que coño que está dando este?? se habra confundido) acepto el papel sin pensar, y me bajo al andén. A continuación, se cierran las puertas detrás de mí...

Mientras camino por el andén, desdoblo el papelito y lo leo.. Más o menos decía lo siguiente:

Te he visto y he pensado que pareces muy triste. Una chica bonita como tú no debería estar triste. Espero que todo te vaya muy bien. 

Han pasado dos días desde la entrega espontanea de esta nota y aún estoy flipando. Por muchas cosas.. La primera de ellas es la naturaleza de este chico. Obviamente, no sé si me dió la nota para ligar o para animar de forma sincera a una desconocida, pero si de verdad es esto último, ha vuelto a crear en mi alma esperanza en el género humano... La segunda de ella es que, como algunos de vosotros habeis podido comprobar, no soy ningún bellezón venezolano que vaya desatando pasiones tórridas allá por donde pisa, así que me sorprende muchisimo que mi presencia y mi cara haya provocado escribir una nota de este tipo.. Otra posibilidad es que realmente no me haya encontrado bonita, sino que me haya visto tal cara de perro que le diera por llamarme bonita para ensalzar así mi autoestima.. La tercera de ellas es lo absurdo, a nivel contenido, de la nota: ¿las chicas bonitas no deberían estar tristes? ¿y las feas si deberían? Y ya más allá de la pura estética física, siempre se supone que las buenas personas se merecen estar bien y felices y que las malas y pérfidas se merecen la infelicidad ... Pero lo cierto es que la justicia divina es más bien bastante inexistente, y que no tenemos lo que tenemos por nuestra calidad moral o nuestra cara bonita (nunca mejor dicho), sino por una cuestión de suerte y de estar en el lugar apropiado en el momento justo....   Muchas veces, los poseedores de buena fortuna son magníficas personas y por tanto suponemos que se merecen su buena suerte, pero conozco a demasiados incompentenes en buenos puestos de trabajo, tanto/a indeseable amado/a con locura por una buena pareja, y tanta buena persona con cancer o cualquier otra terrible enfermedad o desgracia, que hace que sea muy escéptica en cuanto a lo que nos merecemos o no...

Lo cierto es que la nota, a pesar de su buena intención y de ser todo un detallazo, en vez de animarme me deprimió aún más.. Porque no era consciente de que estaba triste hasta que el chico de la nota me lo hizo ver... Y que el que sea bonita (discutible, por cierto) o el que sea buena persona no va a ser nunca determinante para que las cosas me vayan bien o mal. Ojalá todo fuera tan simple como eso. Lo único que puedo hacer hasta que las cosas mejoren es conformarme y apreciar las cosas buenas que si tengo, e intentar que la situación cambie.... 

***********************************************

Domingo a eso de las doce:

Ring. Ring.

Mi hermana millonaria (nunca lo he comentado en el blog, pero tengo una hermana millonaria.. Pero ella es muy buena persona y por supuesto se merece serlo, faltaría más!!!) : Elena, hey, te vienes a comer a casa????...

Yo: Estoooooo... ufff.. estoy algo ocupada... Te llamo un día de estos, ¿vale?

Mi hermana millonaria: Ah, vale, no te preocupes.. nos vemos!!!

Domingo a eso de las dos:

Ring. Ring.

Amigo de la Chica del Pañuelo: Hola!! Os venís Elena y tú a casa un rato esta tarde? Vendrán unos colegas y veremos alguna peli, supongo...

Chica del Pañuelo: Estooooooo... ufff.. es que estamos liadísimas!! Quedamos otro día?

Amigo: ¿Liadísimas un domingo por la tarde?

Chica del Pañuelo: Si, si.. liadísimas, pero liadisimas de verdad!!!

Amigo: Ah, vale, niña, no pasa nada... Nos llamamos entre semana!!

Domingo a eso de las cuatro:

Ring. Ring.

Mujer irónica: Eh, Elena, te vienes a casa a tomar café, no???

Yo: Estoooooo.. uff.. es que me da un palo coger el coche ahora... Lo dejamos para el martes???

Mujer irónica: Bueno, vale, ok!! Hasta el martes!! 

¿Qué estabamos haciendo el domingo para estar tan liadas y no querer salir de casa? ¿Estábamos estudiando física cuántica? ¿Entregadas en una conversación y debate sobre las diferencias y paralelismos entre Hume y Locke? ¿Ensimismadas pensando en qué forma podemos ayudar a la comunidad y hacer de este mundo un sitio mejor?

Me gustaría poder contar que estabamos totalmente entregadas a una gran labor, mental o social.. pero lo cierto es que...

Desde el sábado a las 22:00 hasta muuuuuuuy entrada la noche del domingo lo que hemos estado haciendo es ver la primera temporada de la serie Perdidos. Todos los capítulos (excepto uno que estaba mal grabado). Veinticuatro capítulos seguidos...

Si. Lo reconozco. Somos una enfermas.

Permalink :: 26 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)