El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Enero del 2008

Encerrada en el cuarto de baño: la quintaesencia del glamour

Por Elena - 31 de Enero, 2008, 12:41, Categoría: Anecdotario

Miro la pantalla con cara de estupefacción. No me lo puedo creer.

-Me ha colgado!! El muy gr!#GRR!!! Me ha colgado!!

Estoy enfadada. MUY enfadada. Estoy muy enfadada con Calamaro. Cierto que es una tontería y que estoy exagerando, pero estoy que chirrío, y mi mal genio siempre vapulea cualquier indicio de raciocinio… No quiero volver a casa. Me dedico durante dos horas a dar vueltas por el centro de Barcelona, contemplando escaparates con las persianas bajadas, a las personas paseando y charlando animadamente, a las palomas asustadizas que colonizan Plaza Cataluña. Pero al final, me aburro y me canso, y decido, al fin, regresar a mi hogar. La necesidad de sentarme y relajarme en el comedor de casa vence al orgullo.

Una vez llego a casa, Calamaro está ya durmiendo, acostado en la cama. Como aun estoy un poco enfadadilla, decido no despertarle. Me descalzo y me dedico durante un rato a mirar la televisión, a leer, a perder el tiempo miserablemente. De repente, siento ganas de ir al baño. Así que voy al cuarto de baño, hago pis y cuando quiero salir... terrible sorpresa. Lo vuelvo a intentar. No puedo ser! El picaporte se ha quedado atascado. ¡No puedo abrir la puerta! ¡Me he quedado encerrada en el cuarto de baño de mi propia casa!

Ahora es cuando un cerebro normal hubiera reaccionado con la siguiente lógica:

a)      Estoy encerrad@ en el baño.

b)      Hay alguien durmiendo en la habitación de al lado

      c)      Por tanto, pego un par de gritos y la persona me abre la puerta, y puedo salir.
 
Hasta una rata de laboratorio hubiera llegado a esa deducción…

Pero está visto que mi cerebro es menos evolucionado que el de una rata de laboratorio. ¿Y porque? Pues porque deduzco que salir por la ventanita del baño, llegar a la galería (donde está la lavadora) y así luego salir a la cocina, es la mejor opción.

Para que los señor@s lectores se den todavía aún más cuenta de lo absurdo de la situación, diré que el cuarto de mi casa es diminuto, y no es una exageración. Es uno de los cuartos de baño completos más pequeños que he visto nunca, por no decir el más pequeño. Así que figúrense a una mujer de 68 kilos de peso que no es precisamente la persona más ágil del mundo, con la gracilidad de un hipopótamo africano, encaramándose al mármol del grifo, e intentando salir por la pequeña ventana. Consigo salir cabeza abajo, aterrizando con las palmas de las manos, y no sin antes quitarme el cinturón, porque la hebilla chocaba contra el aluminio de la ventana y me impedía salir.

Tras "aterrizar" en el suelo de la galería, me levanto del suelo, muy digna, me quito el polvo de la ropa, sonrío, y me siento muy orgullosa de mi misma… Jejeje, he podido salir yo sola! Pero, de repente, topo con la dura realidad… y la dura realidad es que la puerta que separa la galería de la cocina… sólo se abre desde la cocina. No hay picaporte en la puerta desde el lado de la galería. Y la puerta está cerrada. Bravo, Elena!! Ser rubia, realmente, es muy duro. Paso de estar encerrada en el cuarto de baño a estar encerrada en la galería (que no deja de ser una especie de balcón que da al patio de luces). Parece ser que la situación no ha mejorado... y además, al menos dentro del baño no hacía frío! Buahhhhh!!!

En este momento, un cerebro normal hubiera pensado lo siguiente:

a)      Estoy encerrad@ en la galería

b)      Hay alguien durmiendo en la habitación de al lado

      c)        Puesto que ya he hecho el ridículo lo suficiente por hoy, pego un par de gritos, y la persona me abre la puerta, y puedo salir.

Pues no. No puedo hacer las cosas como las personas normales: tengo que complicármelas.

Así que trepo por la pared, apoyando los pies en la barandilla de la galería, para coger horizontalidad y poder introducirme de nuevo por la ventanita. Meto la cabeza, el cuerpo, y no se qué hago, que pierdo el control de los movimientos de mi cuerpo, y literalmente, me hostío contra el suelo. Dolorida, me incorporo, pero no me rindo (recordemos, mi cerebro no es normal): busco la lima de uñas e intento, con la habilidad de un neurocirujano con Parkinson, desenroscar los tornillos del picaporte a modo de destornillador. Como no puedo, lo pruebo de nuevo con las pinzas de depilar. Con las tijeritas del baño. Venga, que tu puedes!

Pero no puedo, no puedo salir. Cada vez lo compruebo más y más. Y de repente, me rompo, debido a los nervios. Las lágrimas ruedan mejilla abajo debido a la desesperación y nervios Al fin, me he dado cuenta. Lo he de admitir. No puedo salir. Llamo a Calamaro, que es lo que debería haber hecho desde un buen principio si no fuera tan terca.

Y él se despierta enseguida, y corre al baño, y abre la puerta, y me vé llorando sentada en el suelo. Asustado, me abraza... Pero que te pasa, cariño? Me he quedado encerrada en el baño, y he salido por la ventana, y he vuelto a entrar, buahhhh!!!!

Ya una vez tranquila y en la cama, Calamaro se parte de la risa, imaginándome trepando por la ventanita de la galería… Y yo también me río… Si es que….

Al menos, es un modo original de hacer las paces. Eso sí.

Permalink :: 167 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

A mi no me gusta el futbol

Por Elena - 7 de Enero, 2008, 17:22, Categoría: Buen humor

Recibo una llamada en el trabajo:

- Buenas, me gustaría comprar ese libro que teneis vosotros sobre la insulina...
- Ah, pues claro. Si me indica su ciudad le puedo decir donde comprarlo.
- (Ignorando lo que le acabo de decir). Es que me parece muy interesante, porque verá usted, yo estoy malita de eso, sabe usted?
- Ah, ¿es usted diabética?
- A mi no me gusta el futbol.
- Disculpe? (Yo flipando) Le pregunto si es usted diabética.
- Pues eso, señorita! No la comprendo! ¡¡Yo no soy ni del Betis no del Sevilla!!!

Juassssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss!!!!

Permalink :: 147 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La palabra no pronunciada

Por Elena - 4 de Enero, 2008, 10:09, Categoría:

Si, lo sé.

Es verdad.

Nunca pido perdón. Jamás. Aunque sienta los mayores remordimientos por mis actos, nunca pido perdón. No reconozco abiertamente mis errores, aunque sepa perfectamente que he fallado.

Nunca te cuento nada. No lo hago por maldad, pero sí quizás por desidia. No me gusta dar explicaciones, ni buenas, ni malas. Decido y actuo. No explico, no te involucro. No sé hacerlo.

No sé discutir. Cuando me enfado, me cruzo de brazos, me quedo callada, frunzo el ceño y me quedo mirando al vacío. No razono, ni dialogo, ni escucho. Simplemente me quedo mirando al vacío. O lloriqueo. Pero la ira me quita la capacidad de expresión. Me cierro en banda y me encierro en mi misma. Y nunca, nunca, pido perdón. Prefiero perder que pedir perdón. Es estúpido, si, lo sé. Es verdad.

Soy caótica, compleja, egoísta, egocéntrica, orgullosa. Es lo que me mantiene viva.

Soy introvertida, silenciosa. Mis pensamientos son míos. ¿Quiero que entres en mi cabeza? Sí, si quiero. No, no quiero. No sé qué quiero. Si sé qué quiero.

Quiero que te quedes conmigo. Estar los dos acurrucados en la cama, me abraces y me cuentes qué tal te ha ido el día. Abrir el armario y descubrir que te has comido todos los bollos. Escucharte cantar mientras preparas la cena. Ser iluminada cada día con tu sonrisa todas las mañanas.

Sé que soy dificil. Nunca te dije que fuese a ser fácil.

Perdón. Tengo mal caracter. Perdona.

Soy tan imbécil que no puedo decirte perdón, a tí, en persona. Escribo la palabra "perdóname", pero soy incapaz de pronunciarla. Perdóname. Eres quien más me quiere en este mundo y me comporto como la ególatra que en realidad soy, pero jamás reconoceré. Eres a quien más quiero en este mundo y no soy capaz de demostrartelo.

Te pido perdón porque sé que nunca me oirás pronunciar esa palabra.

Si, lo sé.

Es verdad.

Pero no me siento orgullosa de ello.

Quizás algún día sea capaz de cambiar. Y ojalá que para entonces aún estés aquí.

Permalink :: 110 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Barcelona K.O

Por Elena - 3 de Enero, 2008, 9:46, Categoría: Post-protesta

- Hola, llego una hora tarde...
- Tranquila, yo también llego una hora tarde!
- Ah! y eso?? Te ha pillado la avería técnica del tren, como a mí?
- No, no, a mi la huelga de autobuses urbanos....

Aix... Barcelona, divino tesoro...

(y eso sin tener en cuenta que tenemos el billete y la tarjeta de autobus más caro de España...)

y si sumamos que también sufrimos el metro cuadrado más caro para comprar una vivienda de todo el territorio nacional, las entradas de cine más caras, los peajes de las autopistas de la Generalitat suben bastante más que las de titularidad estatal, que las infrastucturas básicas son una birria, y que bueno, resumiendo, que he de abreviar porque efectivamente he llegado una hora tarde y me he de poner a trabajar ya de una vez y no me puedo currar el post, que me da a mí que Barcelona es el mejor ejemplo de cómo un buen marketing elaborado y llevado a cabo desde hace años puede tapar tapar las deficiencias que tiene una ciudad... porque cuanto más lo pienso, más le descubro. Sufrir barcelonitis es muy duro.

Que asco de gran ciudad, oiga.

Mi compañero de trabajo me dice, para consolarme, que Barcelona tiene playa, vaya vaya. Y yo le respondo que teniendo en cuenta de que vivimos un país con más de 8.000 kilometros de costa, no me sirve de mucho consuelo...

Permalink :: 130 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Mi carta a los Reyes Magos 2008

Por Elenna - 2 de Enero, 2008, 18:22, Categoría: Idas de olla

Barcelona, 5 de Enero de 2008

Hola, Reyes:

Hola! Soy Elena, la rubita de pote, la de los ojos azules (es para que sepáis quien soy, porque debe de haber un montón de Elenas por el mundo...) Ya sé que soy un poquito mayor para ir escribiendo cartas a los Reyes Magos, pero justamente por eso, como soy ya un poquito mayor, hace ya un rato que aprendí que es de buen nacidos ser agradecidos, y como yo soy muy bien nacida (menuda es mi madre!!!), os escribo esta carta para daros las gracias.

Os preguntareis de que hablo, claro.. es que con tanta solicitud y tanto pedido y tanto usuario, supongo que debéis tener una montaña de cartas del tamaño del Teide… Para refrescaros la memoria, os diré que el año pasado os escribí una carta, en la cual os pedía tres cosillas: un trabajo, un novio y una casa. Vosotros, muy amablemente, me contestasteis, pero para decirme que era una flipada y que, en resumen, se me iba la olla pidiendo lo que pedía y que me fuera olvidando del asunto.

Yo, tras leer vuestra decepcionante respuesta, he de reconocer que os insulté mucho en la intimidad de mi hogar y que me acordé mucho de vuestra real madre...

Pero la cuestión es que… pillines, ¡que majos sois! Durante el 2007 me lo habéis traído todo! El trabajo, el piso, el amor!! Jo!! Estoy emocionada! Os habéis portado tanto! Sois lo más!! Arriba la monarquía!!

Este año, para seguir la tradición, os dejo los zapatos al lado de la tele, como siempre. Pero no hace falta que me traigáis nada. Y os gustaba el Ballantine's, no? Os dejaré, no una copichuela, no, sino una buena botella a cada uno...

Un beso,

Elena

*****************************

Respuesta de los Reyes Magos:

Lejano Oriente, 5 de Enero de 2008:

Querida Elena:

No solemos contestar las cartas a nadie, pero la verdad es que nos ha emocionado que una chica de 29 años sea capaz de escribirnos cartas dos años seguidos, y nada, ante tal demostración de inocencia acumulada en un sólo cuerpo, pues nada, hemos pensado hacer contigo (otra vez…) una excepción...

Sentimos en el alma decirte esto, pero no tenemos más remedio: si, eres una flipada. ¿De verdad te crees que fuimos nosotros? ¿Pero tú eres tontita, o qué? ¿Aún crees que las cosas salen de la nada? ¿Qué las cosas surgen tan sólo porque se desean y/o se piden? Las cosas que merecen la pena se tienen porque se sudan, o en su defecto, se compran (viva la sociedad del consumo).

Nada chica, que resumiendo, no nos des las gracias a nosotros, sino que mírate al espejo y date las gracias a ti misma. Porque de las victorias y de los fracasos de cualquier persona tan sólo es responsable uno mismo. Bueno, y de quienes le rodean, por aguantarte.

Un beso, querida Elena... Y no nos vuelvas a escribir nunca más, pelmaza. Porque no hay carta mágica. Arrimar el hombro es la única posibilidad.

Atentamente,

Los Reyes Magos

PD. Las botellas de Ballantine"s nos las puedes dejar igualmente.

Permalink :: 79 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)