El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Nunca me casaré (o si)

Por Elena - 12 de Septiembre, 2008, 13:24, Categoría: Buen humor

La chica perfecta, mi compañera de trabajo, está radiante últimamente, porque se casan su prima y su hermana y ella es testigo de ambas bodas.

Hasta aquí todo bien. Es conocido por todos mis conocidos el poco afán de boda propia que tengo y que me caracteriza, pero vaya, no me importa que los demás se casen, me resulta curioso y e incluso a veces hasta agradable y divertido. No tengo nada en contra de contraer matrimonio, aunque no entienda ciertas cosas. No entiendo la necesidad de disfrazarte de caramelo de nata para declarar amor a tu pareja, y además pretender que los invitados se gasten el sueldo de un mes en comprarse un vestido para la "ocasión". No entiendo la necesidad de invitar a personas que apenas conoces sólo por quedar bien, por puro compromiso. Y no entiendo en absoluto que haya quien se case por la Iglesia cuando no pisa una ídem desde el día de su comunión. Si eres creyente y practicante, pues lo eres, y si no, pues no, pero no se puede ser católico para unas cosas y no serlo para otras (el 99% de ellas), me parece un incoherencia, y deformar las creencias a gusto de uno. "Es que la hace ilusión a mi madre", dicen alguno/as a modo explicación, cuando yo les recuerdo su carencia de fe católica, y yo entonces les comprendo, porque a una madre no hay que decepcionarla... De todos modos, no deja de resultarme una excusa un tanto sospechosa, porque a su madre también le hacía ilusión que fuera notario, y se plantó en primero de Derecho sin ningún remordimiento. En fin.

Que sigo con el post.. (amenazo con seguir!!). La cuestión es que la chica está muy pesada: que si el traje de boda, que si es este de Pronovias o este de nosequien, que si reservar la limusina (mande?? Y no pueden ir con el panda del primo? Quedaría brutal!!) , que si van a ponder tal melodía en la iglesia, que si invitan a no sé quien, que se van de viaje de bodas a nosédonde, que los detalles de la boda son nosécuales, que si el fotografo les cobra un dineral, que si en el menú prefieren poner pescado que carne, que.. que yo no sé que he hecho para merecer esto.. ¿Puedo matarla con una pata de jamón? ¿Puedo??

Lo cierto es que me da estrés, y eso que yo ni siquiera voy a la boda. Me dan ganas de pedirle el cuchillo de la tarta nupcial para cortarme las venas.

Y cuando ya empieza a decir precios...

Ella: -El vestido le cuesta unos 3.500 euros.

Yo: (me da tos de la impresión, así a bocajarro...)- Cough, cough... Si?

Ella: En maquillaje y peluquería, otros 400...

Yo: Pues ya la pueden dejar monísima... (miedo me da)

Ella: Si, y mi hermana está empeñada en regalarme el vestido porque soy la madrina, y me va a comprar este.-Y me enseña el vestido en el catálogo por Internet. 1000 euros. Y yo, tras recuperar la palidez y la respiración, y comprobar el saldo ridículo de mi cuenta corriente, me pregunto donde está la crisis. Porque está claro que hay quien la sufre y quien no. 1000 euros por un vestido!! Dios! Debo de ser una tacaña de tomo y lomo, pero vaya, yo estos despilfarros no lo entiendo... Vamos, que se me ocurren 300.000 cosas mejores en que gastarme 1000 euros, de verdad...

Yo a ella no le digo nada, porque mira, cada cual con su economía y con su vida que haga lo que quieran, y aunque me invadan sin remedio pensamientos hijoputiles, comprendo que le haga ilusión la boda de su hermana. Pero una cosa es una boda, un enlace en el que demuestras que quieres a tu pareja delante de tu familia y amigos, algo que considero que es muy bonito, y otra cosa es montar un bodorrio desmedido. Ya veis, chicos: soy una sentimental.

También hay quien alega que se casa por cuestiones burocráticas.. Tampoco lo entiendo mucho, pero bueno, reconozco que en este punto estoy (muy) influenciada por mi hermana, porque lleva 19 años con su pareja + dos hijos en común, sin casarse, y todos los problemas de herencias, impuestos, propiedades, etc, los tiene totalmente resueltos. Quiero decir con esto que quien no quiera casarse (o no le apetezca) puede resolver ciertas cuestiones por otras vías legales. 

En fin.. Que lo que me pasa a mí es que no estoy en contra de las bodas, pero que la mucha pompa y la mucha hostia me abruman. Cuando veo tanta tontería, en vez de entrarme ganas de casarme, se me quitan. Luego, lo siguiente que me viene a la cabeza es que se divorcian tantas parejas como se casan, y como soy de las que piensan que para que hacer la cama si en unas horas se va a desahacer, aplico la lógica y deduzco que para que casarte si lo más probable es que acabes divorciado.. (Vamos, que soy como Cruz y Raya.. si no es por no ir, pero ir pá ná es tontería..) Ahora hablando en serio, yo opino que casarse es lo de menos. Lo importante es quererse, y tenerse paciencia. Y cuando el susodicho te deja los calcetines tirados en el comedor, o lo paga contigo porque ha tenido un día fatal, anda que no es difícil.

Estoy pensando que en cuanto llegue a casa, me plantaré delante de Calamaro y le diré con ojos de cordero degollado y con temblor en la voz...

-Quieres... tenerme paciencia el resto de tu vida?

Y a ver qué me responde.

Oye, quien sabe.. a lo mejor el muy incauto acepta!! Jajaja

Es poco probable que me case, pero no imposible. 

PD. Por otro lado, también le voy a pedir paciencia a otra persona, mejor dicho, ente... Le voy a pedir paciencia al Espíritu Santo, para que pueda aguantar a La Chica Perfecta hasta que pasen las bodas.. Y una de ellas no es hasta junio del año que viene.. Por Dios, qué suplicio...

Permalink :: 165 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)