El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Como un diamante rojo

Por Elena - 8 de Abril, 2008, 13:33, Categoría:


Tú eres exclusivamente tú.

Eres

Raro de encontrar, como un cuervo blanco.

Difícil de hallar, como la aguja del pajar.

Extraño de descubrir, como un trébol de cuatro hojas.

Insólito y excepcional, como un diamante rojo.

Tus defectos y virtudes te convierten en inimitable y maravilloso.

Y aunque muchas veces te mataría, te estrangularía y te colgaría de los pulgares,

sé que

si no estuvieras

añoraría tu risa cada minuto que me faltases

y que palidecería y me desmayaría como lo hacen las flores por falta de sol.

Y aunque muchas veces soy totalmente incapaz de comprenderte,

sé que,

al igual que no comprendo la composición química de un diamante rojo
y sin embargo tengo al certeza de que es un prodigio de la naturaleza,

eres la persona adecuada para mí.

Hay cosas que no hace falta comprenderlas, con disfrutarlas es suficiente.


Permalink :: 128 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La palabra no pronunciada

Por Elena - 4 de Enero, 2008, 10:09, Categoría:

Si, lo sé.

Es verdad.

Nunca pido perdón. Jamás. Aunque sienta los mayores remordimientos por mis actos, nunca pido perdón. No reconozco abiertamente mis errores, aunque sepa perfectamente que he fallado.

Nunca te cuento nada. No lo hago por maldad, pero sí quizás por desidia. No me gusta dar explicaciones, ni buenas, ni malas. Decido y actuo. No explico, no te involucro. No sé hacerlo.

No sé discutir. Cuando me enfado, me cruzo de brazos, me quedo callada, frunzo el ceño y me quedo mirando al vacío. No razono, ni dialogo, ni escucho. Simplemente me quedo mirando al vacío. O lloriqueo. Pero la ira me quita la capacidad de expresión. Me cierro en banda y me encierro en mi misma. Y nunca, nunca, pido perdón. Prefiero perder que pedir perdón. Es estúpido, si, lo sé. Es verdad.

Soy caótica, compleja, egoísta, egocéntrica, orgullosa. Es lo que me mantiene viva.

Soy introvertida, silenciosa. Mis pensamientos son míos. ¿Quiero que entres en mi cabeza? Sí, si quiero. No, no quiero. No sé qué quiero. Si sé qué quiero.

Quiero que te quedes conmigo. Estar los dos acurrucados en la cama, me abraces y me cuentes qué tal te ha ido el día. Abrir el armario y descubrir que te has comido todos los bollos. Escucharte cantar mientras preparas la cena. Ser iluminada cada día con tu sonrisa todas las mañanas.

Sé que soy dificil. Nunca te dije que fuese a ser fácil.

Perdón. Tengo mal caracter. Perdona.

Soy tan imbécil que no puedo decirte perdón, a tí, en persona. Escribo la palabra "perdóname", pero soy incapaz de pronunciarla. Perdóname. Eres quien más me quiere en este mundo y me comporto como la ególatra que en realidad soy, pero jamás reconoceré. Eres a quien más quiero en este mundo y no soy capaz de demostrartelo.

Te pido perdón porque sé que nunca me oirás pronunciar esa palabra.

Si, lo sé.

Es verdad.

Pero no me siento orgullosa de ello.

Quizás algún día sea capaz de cambiar. Y ojalá que para entonces aún estés aquí.

Permalink :: 110 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La respuesta a la pregunta

Por Elena - 10 de Octubre, 2007, 12:34, Categoría:

Me preguntas:

¿Por qué me quieres?

Y te respondo:

Es tremendamente fácil quererte... lo difícil seria no hacerlo.

Y me vuelves a preguntar:

¿Pero porque?

Y te miro y no soy capaz de darte una respuesta... No sé porque te quiero.

****

Tras dos visitas a Madrid, durante las cuales he dormido en tu habitación de siempre y he comido con tus padres, hermana, hermano, cuñada y sobrinos, llegó el momento en el que tú conocieras a mi familia, o al menos, a algún miembro de ella. Y el único familiar que viva cerca de mí es mi hermana.

No es lo mismo para ti que para mí. A la presentación familiar, me refiero. Yo soy la cuarta novia "oficial" que presentas a tus padres en seis años. Sé que les caigo bien, pero no soy (al menos de momento) un elemento a tener en cuanta. Soy una más, una de tantas, la novieta de turno. El tiempo dirá… En cambio, yo, reservada hasta límites enfermizos, no he presentado a nadie (casi ni mencionado) desde los 21 años. No tengo, de cara a mi familia, novio conocido ni reconocido desde entonces. Que me digne a presentar a alguien es todo un acontecimiento. Saben que no eres un cualquiera. Música de violines para la ocasión, por favor.

El domingo por la tarde llega el momento:

-         Vamos a casa de mi hermana?

-         Espera un momento.

Sacas una camisa, abres la tabla de planchar y como puedes, empiezas a planchar la camisa. No tienes ni idea. Torpemente, deslizas la plancha sobre la prenda.

-         Es la primera vez que planchas?

-         Si.

-         Y como es que te ha dado por ahí?

-         Quiero darle buena impresión a tu hermana.

Sabes que es importante para mí, y te esfuerzas.

Siempre siendo yo la esforzada, la sufridora, (aun) se me antoja extraño que alguien se preocupe por mí.

Y mientras te peleas con la plancha y la camisa, manteniendo lucha encarnizada, y nos reímos de tu poca habilidad, descubro porque te quiero. Ya sé la respuesta a la pregunta. Ha llegado a mí.

Me has enseñado algo: yo creía que querer a alguien era dar. Pero no. También es recibir.

Recibo tanto cariño por tu parte, que desbordo amor por los poros de la piel. Estoy impregnada, salpicada, embadurnada. Borracha de ternura y comprensión, tan sólo el ver tu sonrisa cuando llegas a casa por las noches cambia por completo mi perspectiva vital. Ahora ya no soy una persona: soy dos. Yo soy tú. Eres principio y fin de mis pensamientos.

Porque me ilusionas, me complementas, me revitalizas, me animas, me alegras!!!

Nunca seré capaz de expresarte fielmente que significas para mí... Porque, a pesar de las 88.431 entradas contenidas en el diccionario, no existen palabras suficientes para explicarte todo lo que siento…

Permalink :: 102 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Me sobra todo...

Por Elena - 3 de Septiembre, 2007, 9:56, Categoría:

Este finde han venido a casa de visita Querida A (prima de Calamaro, una de mis mejores amigas del alma y quien ha propiciado todos nuestros encuentros a lo largo de los años...) y su marido Dieguín, hombre encantador allá donde los haya...

Nos hemos pasado los dos días en la playita, porritos, tapitas y cervecitas.... Calidad de vida, oiga.

Ayer, en la playa del puerto de Castelldefels, Querida A, nudista practicante, nos explicaba que según la página web de nudismo oficial de España, no hay ninguna ley que penalice la desnudez, por lo que puedes ir desnudo tranquilamente en una playa convencional sin que nadie te pueda decir nada....

Calamaro: En serio? Si me quito el bañador nadie me puede decir nada???

Querida A: No, nadie, si te ponen denuncia no va a trámite, porque no es ile...

Antes de que Querida A acabara la frase, Calamaro ya se había quitado el bañador y corria felizmente totalmente desnudo hacia el agua...

- Yuhuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!

Miro a Querida A:

- Ni se te ocurra explicarle que se puede desnudar en la Diagonal sin peligro, por favor....

****************

A veces (muchas) le mataría, pero es justamente por este tipo de cosas por las cuales le quiero tanto..

Su alegría continua es la que motiva la mía.

Permalink :: 84 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Peter Parker es un farsante

Por Elena - 21 de Junio, 2007, 11:07, Categoría:

El pasado domingo, volviendo Calamaro y yo de la playa y de tomar unas cañitas (qué fácil es hacer feliz a un chico madrileño, ays!), al llegar frente al portal, me dí cuenta, oh, sorpresa!, oh, qué raro en mí!, que no me encontraba las llaves...

Revolví mi maxibolso de arriba a abajo. Fuera las gafas de sol, el monedero, los klennex, la novela de turno, los sudokus, el móvil, las compresas por si acaso, el móvil, el MP3, el ADN de hace tres días, los caramelos de menta, las llaves del coche, el carnet de conducir, la libreta bancaria.. vamos, que me creo un caracol y voy con la casa a cuestas.. pero de las llaves, ni la sombra. El maxibolso quedó vacio y en cambio apareció una montañita de cosas esparcidas en el suelo de mi portal, pero aunque apareció incluso un recuerdo de mi primera comunión (nooooo, esto es broma, jajajaja), las llaves, esos pequeños objetos de metal que pasas desapercibidos, no aparecieron.

Recogí todo y empecé a ponerme nerviosa. Ser despistada es un rasgo de mi personalidad que me crispa a mí misma. Cuando pierdo algo, me caigo mal. Porque es muuuuuuuuuuuuuuuy fácil que pierda las cosas. De hecho, he renunciado a comprarme pendientes, gafas o anillos caros, porque total, para lo que van a durar siendo de mi posesión...

- Ays, Calamaro, mierda, he perdido las llaves! Seguro que me las he dejado puestas en la cerradura!

- Pues yo creo que sí, porque no te he visto cerrar con llave (siempre, siempre, siempre cierro la puerta con llave) 

- Pues tendré que llamar a un cerrajero (no sería la primera vez...)

Calamaro me mira y se rie.

- Anda, ya! Ven, se me ocurre otra cosa!!!

Justamente en ese momento, un vecino entra en el portal, y aprovechamos para colarnos dentro.

- Pero que se te ha ocurrido???

Subimos al tercero, y decidido como es él, pulsa el timbre de la vecina. Yo alucino. Como soy un poco tontita, vamos, ni me imagino sus planes. Comencé a pensar si pensaba pedirle que nos alojara o algo así esa noche.

- Hola! Soy Calamaro, y me preguntaba si me dejaría saltar desde su balcón al balcón de ella (y me señala). - y tal cual le dice eso, le planta dos besos a mi vecina y se mete dentro del piso.

Yo, flipando, le sigo:

- Qué!!!!??? Qué piensas saltar!!?? Ni se te ocurra, que como te caigas te matas! Por 100 euros de mierda que vale el cerrajero!! Vamos, ni de coña!

- Ah, tu tranquila!!

Y antes de que pudiera detenerlo, ya está descolgado por el balcón, al vacío. Con agilidad de gato, se agarra a la separación de ambos balcones, y mientras a mi me recorre un hilo un sudor helado la espalda a causa de la impresión, y ya me comienzo a imaginarme abrazándome a su madre en el funeral y recibiendo condolencias varias, él felizmente ya está en el otro lado. Como la puerta de la terraza está cerrada, se cuela al piso por la ventana de la cocina.

Suena de nuevo el timbre de la vecina, y está él de nuevo, haciendo voltear las llaves con el dedo.

- Niña! Si te las habias dejado en la cerradura!!

- Ay! Nunca más!! Te he visto ya estampado en la calle hecho pedacitos y lo he pasado muy mal!!

Por la noche, ya acostados, le abrazo y le acaricio la mata de pelo rizado. Y pienso que el verdadero Spiderman, mi superheroe particular, duerme conmigo todas las noches, y que en realidad Peter Parker es una farsante, ya le gustaría a él ser como Calamaro.. superCalamaro al rescate de la pobre doncella en apuros!!! Pero, pobrecito Peter, también ha de ganarse la vida... :D

Permalink :: 63 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Tú