El Blog

Categorías

El post que me hizo ilusión

Alojado en
ZoomBlog

Idas de olla

Ahogar las penas

Por Elena - 3 de Julio, 2008, 19:17, Categoría: Idas de olla

-Entonces.. ¿ahogamos las penas en alcohol?

-Vale. Qué remedio...

16 cervezas después....

-Padegge que flotan, las hijadeputa, eh?

-Eso paddegge, si...

Hasta estilo mariposa se marcan, las jodías....

Permalink :: 137 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Gaviotafobia

Por Elena - 2 de Abril, 2008, 9:25, Categoría: Idas de olla

Plof!!

Se oye un ruido seco. Algo se ha estrellado contra la cristalera del ventanal de nuestro despacho.

-¿Qué ha sido eso??

-¡Una gaviota ha derribado a una paloma en pleno vuelo y la ha estampado contra el cristal!

-Ah, ¿si? ¿Tan brutas son las gaviotas? – Por pura curiosidad miro al patio, a ver qué hacen las aves – Con lo bonitas que son... Las gaviotas son muy elegantes, muy estilosas.. Mírala, está ahí… Eh! Pero… Gaviota! No hagas eso!! No! NO! Gaviota, nooo!! Nooooooooo!!! Aghhhhhhhhhhhh!! Pero,  ¡qué asco!! ¡Será asesina, la tía!! – dejo de mirar de la pura impresión que me está dando el horrible espectáculo. La gaviota se está merendando a la paloma como yo me puedo merendar un bocata de tortilla, igual.

-Mira, Elena, ¡como mola!! ¡La  gaviota le ha arrancado la cabeza a la paloma!!!- Chico Encantador mira por la ventana encantado de la vida, y decide compartir lo que está viendo conmigo, a pesar de mi cara de horror. – Se la traga de un bocado!!! Sin masticar!

-Ahhhhh!! Cállate!!

-Tiene el pico lleno de sangre! Mira, mira!!

-No me expliques nada!! No me expliques nada más!

-Y…

-Que no!! Que no me cuentes nada!!

Tras ventilarse a su víctima, de repente, la gaviota vuela y se coloca cerca de nuestra cristalera. La miro. Me mira. La miro. Me mira. Cruzamos miradas. Creo oír en mi cabeza la BSO de "El bueno, el feo y el malo". Siento un escalofrío. La gaviota despliega sus alas y emprende el vuelo.

No pongas cara de buena, no, que eres muy mala!! Que lo he visto todo!!!

*******

He decidido, que a partir de ahora, me dan miedo las gaviotas. Después de ver como transformaba con una facilidad pasmosa a una  paloma en un pincho moruno, creo que es una opción inteligente….

Siempre he pensado que palomas son ratas voladoras, pero después de descubrir que las gaviotas son la versión emplumada de Charles Manson, me declaro fan de las inocentes palomillas…

Iba a decir que hasta ahora no tenía fobia a nada, pero me he dado cuenta de que iba a mentir: siempre me han dado un miedo las abejas… cosa mala… Vamos, que huyo cual niñita pegando chilliditos ridículos cada vez que veo una abeja (por extensión, también me dan miedo las avispas…). Que soy un espectáculo memorable en el campo, oiga…

Acabo de googlear un poquito, y descubro que no estoy sola en el mundo fóbico: Brad Pitt tiene fobia a los tiburones (selacofobia) , Johnny Depp (ay, Johnny!!) tiene miedo a los payasos (coulrofobia), Stanley Kubrick tenía miedo a volar (aerofobia), y Michael Jackson lleva siempre la máscara quirúrgica por miedo a los gérmenes (misofobia)… Fíjate... cuantos fóbicos hay por el mundo, ¿no??? Natalie Wood tenía fobia al agua y murió ahogada en el mar... se me ocurre que, a lo mejor, es que en vez de fóbica era vidente...

Si es que cuando Hitchcock puso de aves malvadísimas a las gaviotas y a los cuervos, por algo sería....

Humm.....

Permalink :: 121 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Los siete pecados capitales : lujuria (1)

Por Elena - 19 de Marzo, 2008, 14:01, Categoría: Idas de olla

Del blog de Peluche me he bajado este texto, que me ha parecido la monda...

Está claro que lo que antes era normal, ahora estaría catalogado como adicción al sexo. Pobre Michael Douglas, el declarado adicto al sexo más famoso que hay, ha nacido en la época equivocada!!


La muerte por agotamiento, dice el texto!! Díosssssssssss mío!! ¿Pero eso era un hombre o un toro?? Y eso que antes no existía el viagra, jajaja. Ays, que saludables criaban antes a los hombres... Una pregunta que me asalta, sin embargo es... ¿Y cuando trabajaba este hombre??? Pero si no le daba tiempo!! Vamos, que le dan un curso de "Gestión de tiempo" y es alumno aventajado nada más empezar las clases, oigan! O eso, o es una indirecta que nos da la historia para que eliminemos de una vez la TV e internet de nuestras existencias de una vez por todas... Ays.. anda que yo soy la mujer esa, y anda que me iba a quejar a la Reina!! Y un cuerno!! Muero, pero muero más feliz que unas castañuelas!!! Con una sonrisa de oreja a oreja!! Vamos, que me imagino la escena: "Te estás muriendo, querida?" "Si, pero como pares te mato yoooooo!!!!".

Otra cosa que me viene a la mente es que lo de "Cariño, hoy no que me duele la cabeza", excusa célebre donde las haya, no tenía mucho efecto en el s.XV.... Vamos, que en cuando la mujer empezaba a pronunciar la palabra "cariño", no acaba de decir "iño" que su marido ya había terminado y se estaba fumando el cigarro o mascando tabaco o lo que hicieran en aquellos (maravillosos) años.

Luego, la expresión "sacrificios"  para referirse al acto sexual es brutal... Alucinante.. Vamos, que si sacrificarse es esto, me ofrezco voluntaria para sacrificarme a la causa todo lo que haga falta, jajaja!!! No hace falta que insistaís!! Ays.. sacrificios, dice...

Y por último, no pudieran exigir más de seis sacrificios diarios... Pero bueno, ¿esta fantasmada que es?? ¿Pero qué hombres hay que te follen seis veces cada día? Vamos, si la mayoría de hombres recuerdan como el mejor día de su vida aquella noche de 1980 que echaron 5 seguidos!!! Esto no puede ser... O esto es fantasmada, o el trigo de antes rebosaba vitaminas... ¡Seis polvos cada día! ¡Seis! ¡Cada día! No puede ser que ambos conceptos estén en la misma frase... no lo asumo, no... Vamos, ni SuperRatón, que está supermineralizado y supervitaminado, echa seis kikis cada día como si fuera lo más normal del mundo.. ¡Venga ya!!!

Y otra cosa, Isabel la Católica, ¿con quien estaba? ¿Con los hombres o con las mujeres? Vamos, porque si soy yo quien va con la queja de que mi marido reclama sexo demasiadas veces, e Isabel la Católica dice que es verdad, que con seis son suficientes, se me queda con una cara de jota... Vamos, que no quiero ni pensar en cuantas veces al día son demasiadas según Isa.... Si ella seguía este mismo ritmo sexual, ahora entiendo porque ha pasado a la historia su famosa falta de higiene..¡ si es que no le daba tiempo tampoco!! Todo el día dale que te pego! Y claro, si te dan la opción entre ducharte y darle el tema, aquí doña Isabel elegía darle al tema.. ¡Pues normal! ¡Lógico!! ¡Con razón era reina!! ¡Porque era lista!! Pobre Fernando.. ahora mismo voy a buscar imágenes suyas, a ver si tenía cara de desnutrido...

En fin, señor@s, que mi deducción final es que el estrés actual de la sociedad actual nos está afectando mu malamente a lo que a sexo se refiere... ¡Feliz Semana Santa!!

Permalink :: 123 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Los siete pecados capitales: envidia

Por Elena - 21 de Febrero, 2008, 11:00, Categoría: Idas de olla

Como ser imperfecto que soy, cumplo a la perfección los siete pecados capitales...

Pero lo he estado pensando, y la verdad, aun pudiendo pecar de pretenciosa (si no es de una cosa, se peca de otra, es inevitable, ¡como le gusta a la Iglesia hacernos sentir culpables continuamente!), puedo decir que no soy envidiosa, o al menos, no demasiado. Creo que de los siete pecados capitales, justamente de envidia es del que menos peco. Tiendo a pensar que a quien le va bien es porque se lo merece, ya sea por esfuerzo, ya sea porque ha sabido aprovechar las oportunidades, ya sea porque ha sabido crearse las oportunidades.

Aun así, según la definición de envidia (envidia es un sentimiento experimentado por aquel que desea intensamente algo poseído por otro, la base de la envidia es el afán de poseer), ya me dirás tú quien es el guapo que se libra de ser envidioso. Es casi casi misión imposible. Todos queremos algo que no tenemos y, en cambio, si lo tiene otra persona. Siempre queremos lo que no tenemos, o imaginamos querer lo que no tenemos, porque es increíble como despreciamos mucho lo que tenemos a favor de algo que no tenemos, o como la imaginación o la ignorancia nos induce a creer que queremos algo que en realidad no queremos ni de coña. Ya lo dice el proverbio: ten cuidado con lo que deseas, podría hacerse realidad. De mi abuelita, que es una mujer de casi 88 años muy sabia, y quien me ha inculcado el amor a los refranes, aprendí que: Siempre creemos que la hierba del prado del vecino es más verde.

Por tanto,  yo creo que la envidia es inherente al ser humano. Todas las personas se comparan entre sus iguales. Lo gracioso está luego en los matices, en que las comparaciones y envidias son diferentes según en qué grupo y/o estamento social te muevas: la soltera envidia a sus amigas casadas; los ricachones envidian el superdeportivo con tres reproductores de audio y video del otro ricachón; los indígenas la buena cosecha del indígena del poblado de al lado; el adolescente envidia que su amigo liga más y encima le dejan llegar más tarde que a él. Dime a qué grupo social perteneces y te diré qué envidias. Somos tan simplones… Ays… Luego nos quejamos que los publicistas hacen con nosotros lo que quieren. Normal.

A todas las conclusiones que he soltado en la parrafada anterior había llegado yo solita, usando de vez en cuando la media neurona que aun me queda… Pues resulta, que hace un par de años, en el Sant Jordi del 2006, mi exjefe regaló un libro a todos sus empleados: Déjame que te cuente, de Jorge Bucay. Durante mucho tiempo, me negué a leerlo, debido a que este tipo de libros me parecen libros de autoayuda disfrazados de filosofía barata (si alguien quiere leer filosofía, que lea a Wittgenstein y no a Paulo Coelho, coño, he dicho!), pero cuando me quedé en paro, como me pulí todos los libros que rodaban por casa…acabé leyéndomelo… soy débil… La cuestión es que hubo un párrafo (dentro de todo ese pestiño almibarado que es en sí ese ¿libro?) que, oh!, me sorprendió. Fíjate tú, que esas tonterías que yo había pensado en mis ratos de mirar el techo, resulta que un filósofo, Erich Fromm, también las había pensado, y ¡hasta había hecho un axioma! (lo que me lleva a otra conclusión: que no hay historia aburrida, sino mal narrada;  y no hay pensamiento chorra, sino mal expresado…).

El párrafo es el siguiente:

La idea de la sociedad postindustrial está basada en tener y no en ser, como diría Erich Fromm. Nos han condicionado con un axioma que viene naturalmente a nosotros, si no somos capaces de evitarlo. Esta frase es a la vez usada como motor y como trampa. La frase es:

"QUÉ FELIZ SERÍA YO CON LO QUE NO TENGO"

Donde lo que no tengo no es un auto, una casa, un buen sueldo, una pareja. Lo que no tengo es "lo—que—no—tengo"; quiero decir una unidad no posible.
Dicho de otra manera: si yo consiguiese tener lo—que—no— tengo, no me haría feliz porque ese algo (auto, casa, novia, etc.) al tenerlo, dejaría de ser lo—que—no—tengo y
siguiendo el axioma, sólo podré ser feliz teniendo lo—que—no—tengo.

O sea, que siempre queremos lo que no tenemos. Y como sólo nos inspiramos con los que tenemos alrededor, siempre veremos algo que tienen los demás que nosotros no tenemos que nos mola. Y eso nos causa insatisfacción. Aquí acaba Fromm. Yo añado que el origen de la envidia empieza en este punto. (Si alargo esta idea 200 páginas y le doy forma de libro, y me lo publican, sería filósofa!!!)

Joé, cuanto he escrito ya… Podríamos hablar también de la envidia malsana, ese deseo tan grande de tener algo que no se tiene que hace putear sin ningún problema de conciencia a quien si lo tiene para arrebatárselo, o para, simplemente, que nadie lo tenga.. Pero fíjate, vuelvo a repetir lo del principio del post, no soy envidiosa (o al menos, no mucho), así que no sé, no me he visto inmersa en este sentimiento. Tampoco he sido victima.. sé que en algún momento he sido envidiada (cosa que me hizo gracia y hasta ilusión, y una gran pérdida de tiempo, todo sea dicho de paso), pero no hubo ningún acto malvado hacia mi.. Así que por propia experiencia no puedo hablar…

Petonitos a mansalva. Me despido por hoy. No me seáis envidiosos. No creáis que la hierba del vecino es más verde que la vuestra. Porque es mentira. El verde es verde, y la hierba es hierba. Y más vale dar muchos paseos en el 600 heredado de tu padre, que pasarse el día encerrado en casa añorando el Porsche que probablemente nunca tendremos.

Permalink :: 122 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Los siete pecados capitales: Pereza

Por Elena - 19 de Febrero, 2008, 11:18, Categoría: Idas de olla

Como ser imperfecto que soy, cumplo a la perfección los siete pecados capitales...

Pero mi máximo esplendor lo alcanzo con la pereza...

Me da pereza escribir en el blog. No quiero escribir, no quiero pensar, no quiero expresarme. Me da pereza comentar en blogs ajenos, no me apetece... Me da pereza el mundo bloggero últimamente.

Me da pereza salir de mi casa, de mi mundo, de mi cabeza. Sólo quiero dormir. Para colmo, hace mal tiempo, lo que aumenta mi pereza. Me arrastro por casa en pijama, sólo quiero estar tirada en el sofá y ver películas. ¿Que hay que limpiar el baño? Ya se limpiara. Yo es que paso, nen. Me da un palazo descomunal.

Me da pereza el trabajo... A ver a quien coño le apetece recopilar artículos de autores españoles publicados en revistas de medicina extranjeras.. Vamos, me apetece más que me claven palillos debajo de las uñas, la verdad.. Bueno, no, miento, tampoco me apetece... Quiero dormir..

El blog languidece por momentos.. pero es que no me apetece revitalizarlo.. que palo me da... Creo que por ahora no puedo aportar nada nuevo....

Mmhhhhh... Qué bien se está debajo del nórdico... mmmhhh.

Permalink :: 104 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en Idas de olla